Caimán almizclado

Un pequeño crocodiliano que gusta de las aguas tumultuosas

Al caimán almizclado se le conoce con varios nombres: caimán de frente lisa, caimán enano, caimán de Cuvier, caimán enano de Cuvier. En efecto, fue el naturalista francés Cuvier quien descubrió la especie. Este caimán es uno de los más pequeños crocodilianos actuales. No llega a alcanzar ni los dos metros de largo en su pleno desarrollo. Se le reconoce con bastante facilidad por su cabeza, muy convexa, con placas óseas sobre los ojos. A pesar de su aspecto feroz, no es tan terrible como podría pensarse. El caimán enano es un huésped poco frecuente en los parques zoológicos, no porque sea escaso, sino porque sus poblaciones se encuentran diseminadas a lo largo de los ríos amazónicos. No es un reptil sociable que forme colonias numerosas; vive más bien en pequeños grupos o en parejas. Al contrario que los otros caimanes y cocodrilos, que gustan de los lugares tranquilos e incluso de los grandes estanques y pantanos, el caimán enano busca los lugares más accidentados: hay que buscarlos río abajo, en los rápidos y en las cascadas. Le gusta el agua fresca y rica en oxígeno. Su alimento consiste en peces que pesca con gran destreza, ya que está lejos de ser tan plácido e inerte como sus congéneres. Nada velozmente. Se ha comprobado que durante los periodos de sequía, cuando el caudal de los ríos disminuye, el caimán enano entra en estivación. Se dirige entonces a una fosa profunda y allí se tiende cuan largo es sobre el fondo. Permanece inmóvil durante dos o tres meses y cesa completamente de alimentarse hasta la vuelta de la estación lluviosa.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *