Caligo

Lleva dos ojos de lechuza en las alas

El caligo es una de las más notables mariposas de América tropical. Existen unas cincuenta especies, que constituyen la familia de los brasólidos, estrechamente emparentados con los ninfálidos y con los mórfidos. La gran mayoría de caligos tiene alas marrones, a veces uniformemente teñidas en su cara superior, pero algunas especies están adornadas con reflejos violáceos, metálicos y aterciopelados a la vez. La cara inferior de las alas es siempre marrón, adornada con líneas y dibujos negros y marrón claro. La principal característica de los caligos es la presencia, en casi todas las especies, de dos ocelos, a veces enormes, dispuestos en medio de las alas posteriores. Con un poco de imaginación, se podría establecer una relación entre estos ocelos y los ojos de alguna lechuza o búho. Esto es lo que desgraciadamente han hecho vanos naturalistas, que han considerado la presencia de estos «falsos ojos» como una forma de mimetismo protector, del que el caligo haría uso al ser sorprendido por un ave u otro predador; la mariposa extendería entonces sus alas, colocándose cabeza abajo sobre una rama, de manera que pareciese una cabeza de lechuza. Esto es pura fantasía... El caligo se posa normalmente contra un tronco, la cabeza en alto y las alas plegadas unas contra otras, como hacen las vanesas y las morphos. Los ocelos, a veces muy bellos, no son más que un adornó no funcional. El caligo vuela durante el crepúsculo y de noche. Recuerda entonces a un murciélago. Su larva se desarrolla sobre los bananeros y las heliconias.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *