Calliostoma

Una bella concha de las costas europeas

La calliostoma forma parte de un género que reúne unas cien especies con bellas conchas, finamente esculpidas. Frecuenta la zona litoral hasta los 30 m de profundidad, en los fondos duros, donde se fijan también las esponjas y las ascidias. Este molusco posee un opérculo translúcido, redondeado, adornado con varias espiras. Esta pieza córnea está situada en la cara dorsal del pie y obtura la concha cuando el animal se repliega en el interior. Las calliostomas tienen un régimen vegetariano y comen diatomeas y grandes algas que arrancan con su rádula. A los lados del pie, las calliostomas tienen un repliegue de piel que lleva apéndices cuya función es táctil. Estos tentáculos secundarios son más cortos que los que se encuentran en la extremidad anterior del pie y que tienen una forma afilada. Son menos móviles pero no obstante pueden curvarse bajo la influencia de una excitación. Mientras que la mayor parte de los gasterópodos marinos parecen preservar sus tentáculos de los golpes, retrayéndolos y girándolos de lado, las calliostomas tienen un comportamiento mucho más audaz y en esto recuerdan a los moluscos cefalópodos. Esta impresión se refuerza por el hecho de que, en presencia de un objeto duro, los tentáculos de la calliostoma se fijan sobre él muy rápidamente, exactamente igual que lo hacen los pulpos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *