Calotes chupasangre

También llamado a veces lagarto-arlequín

Esta especie pertenece a la vasta familia de los Agámidos, una de las más importantes entre los reptiles. Este curioso saurio debe su nombre (versicolor) a su sorprendente facultad de cambiar de color rápidamente. Según su grado de excitación, estos colores adquieren una intensidad variable: son extremadamente vivos o bien pálidos e insignificantes. Esta particularidad le ha valido el nombre alemán de “Blutsauger”, en español “chupasangre”. En realidad, no chupa la sangre, sino que su cabeza y la parte anterior de su tronco pueden tornarse casi instantáneamente de color rojo sangre, lo que podría hacer pensar que el animal se ha sumergido en un baño de sangre. Su comportamiento territorial es muy ritual. Cada macho ocupa un dominio, en el que viven varias familias que él considera de su propiedad. En cuanto un macho próximo, simple concurrente o rival declarado, sobrepasa los límites territoriales establecidos, el legítimo propietario se encoleriza y enrojece. El intruso, al verse atacado por un congénere, puede enrojecer a su vez. A veces, basta con la intimidación visual. El recién llegado, habiendo calibrado el grado de irritación del otro por la intensidad de su color, optará por retirarse. Pero, en otras circunstancias, el intruso insiste y enrojece a su vez antes de emprender la batalla. Una vez emprendida la lucha, el vencido, sintiéndose dominar, empalidecerá progresivamente y terminará por asemejarse completamente a una hembra. El combate cesa entonces, ya que un macho nunca ataca a una hembra.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *