Caperuza

Una concha que incuba huevos...

La calyptrea «caperuza» se parece mucho a las lapas. La concha, en forma de sombrerito cónico, es delgada y su superficie externa está adornada con unas estrías concéntricas, mientras que por dentro es lisa y brillantes. La caperuza es frecuente en todas las costas europeas, en las zonas herbáceas y rocosas, donde gusta de fijarse sobre viejas conchas vacías. Las palmetas, formaciones lobuladas de tegumento membranoso, están dispuestas lateralmente o cerca de los tentáculos. Este género de gasterópodos no tiene opérculo, pero en la familia se ha desarrollado una pared interna que sostiene la masa visceral. Como muchos Proso branquios, la caperuza no tiene glándula esofágica, está sustituida por un estilete que le permite triturar el alimentó. Es una especie micrófaga: a diferencia de las lapas, que consiguen el alimento raspando el sustrato, la caperuza se alimenta de algas planctónicas microscópicas. Las branquias garantizan los intercambios respiratorios y, por medio de sus cilios, también sirven para filtrar el agua que penetra en la cavidad paleal y expulsar los desechos. De este modo, las branquias intervienen de forma considerable en los mecanismos alimentarios. La caperuza es hermafrodita proterándrica: el paso del sexo funcional inicial macho al sexo hembra se realiza durante el primer periodo reproductor. Este tiene lugar a principios de la primavera y la puesta se deposita en las conchas bivalvas y vacías. La hembra incuba los huevos, cubriendo la ¡ puesta con su pie.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *