Cardador

¡Cuántas patas, cuántas patas!

Se le confunde con la escolopendra, con la que no está directamente emparentado. Es un animal notable, caracterizado por su increíble número de patas. De hecho, es el animal que las posee en mayor número. Desde que nace hasta que muere, el cardador sufre una sene de mudas. En cada muda adquiere un nuevo segmento, con lo cual el animal se va alargando constantemente. Cada segmento tiene dos pares de patas, así que, cuanto más viejo es, más patas posee el cardador. Es un animal lento y lleva una discreta existencia en la oscuridad. Se esconde en la tierra o debajo de las piedras, saliendo solamente de su refugio por la noche. Teme la sequedad. Su alimentación consiste en vegetales y en hojas muertas, de las que roe las partes blandas. Es muy interesante verle caminar, ya que el movimiento armonioso de sus patas parece una onda que atraviesa su cuerpo, desde la parte delantera hasta la trasera. Existen vanos cientos de especies de cardador. La mayor vive en las islas Seychelles y alcanza cerca de 30 cm de largo. Cuando se asustan, se enrollan en espiral; algunas especies de pequeño tamaño pueden enrollarse como una perfecta bola. Sin embargo, su medio de defensa consiste en un líquido acre, caústico y venenoso, que segrega por unas glándulas especiales. Las grandes especies tropicales deben ser manipuladas con precaución. A veces se han señalado incrementos en las plagas locales de cardadores, que invaden por millones los campos cultivados. Este fenómeno es de corta duración, ya que el sol deseca rápidamente a estas criaturas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *