Caribe rojo

Es una de las pirañas más bellas, pero también más peligrosas

Entre las especies de peces que rivalizan en ferocidad, al menos en la creencia popular, las pirañas o peces tigre en general, y el caribe rojo en particular, ocupan ún lugar destacado. Es cierto que sus legendarios dientes, cortantes como cuchillas y que se ajustan como tijeras, son armas temibles. Incluso los indígenas se sirven de estos dientes para múltiples usos, cada vez que necesitan trinchar o cortar. Ciertos pueblos confían a las pirañas el delicado trabajo de despedazar a los muertos y preparar el esqueleto que después será expuesto en el osario de la comunidad. Sin duda, manipular sin cuidado un caribe rojo o provocar a un grupo de estas pirañas excitándole con sangre es una operación peligrosa; la especie goza de una bien ganada reputación. Se puede considerar a las pirañas como los sepultureros del Amazonas y es incuestionable que eliminan los peces o animales acuáticos enfermos o débiles, por lo que desempeñan un papel ecológico de primer orden. También ocurre que, por efecto de la concentración —las pirañas se desplazan siempre en bancos—algunas especies, y en particular el caribe rojo, constituyen un peligro que es preciso tener en cuenta. Se han observado casos de canibalismo en acuarios en los que había un excesivo número de individuos. Hay algunas especies, entre las que está el caribe rojo, que suelen ser objeto de cría por parte de los aficionados.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *