Casco

Una concha pesada y maciza

El casco espinoso, que ilustra esta ficha, se conoce también con el nombre de casidana, nombre que le viene de su apelación científica Cassidana. Se trata de una de las pocas especies mediterráneas de una familia los casídidos o cásidos cercana a la del dolium, los dolidos. Los cascos también son parientes de las grandes caracolas-tritones, género Charoma o Tntomus, que alcanzan dimensiones sorprendentes. Uno de los cascos más grandes, Cassis cornuta, o casco de cuernos, vive en la región indo-pacífica y su concha alcanza 25 cm de longitud. Los cascos viven en los mares cálidos, generalmente en la zona inferior de las aguas costeras, al pie de los taludes de rocas desmoronadas; es ésta la razón por la cual raramente se encuentran sus conchas en las playas. Permanecen sobre el fondo arenoso, en donde se mueven a su gusto gracias a su ancho pie. Son carnívoros que devoran equidermos, erizos y demás, así como moluscos bivalvos. Escarbando la arena con su larga trompa, se tragan enteros a los pequeños bivalvos, resolviendo así sumariamente el delicado problema de la extracción del animaI fuera de su concha. La digestión es total y el casco sólo expulsa su excremento blanquecino, rico en calcio procedente de las conchas de sus presas. En el siglo pasado, algunos cascos fueron utilizados en la fabricación de camafeos: grabando la capa exterior de la concha, se ponía al descubierto uña capa de color diferente. El casco hocico de toro, Cypraecassis rufa, del océano Indico, así como el casco de cuernos citado más arriba, eran particularmente apreciados para este tipo de trabajo.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *