Cercopiteco coronado

Se caracteriza por tener una cresta sobre la coronilla

El cercopiteco coronado (4 subespecies) vive en las regiones forestales del sur de Nigeria hasta el Gabón y el Congo, así como en la isla de Fernando Poo. Esta especie se caracteriza por su cabeza ornada por una ancha franja frontal y una franja sagital negra más estrecha formando una cresta, separadas por dos zonas blancas o más o menos amarillentas. El hocico es de color carne y las orejas se terminan en una especie de pincel de pelos amarillo dorado. El pelaje dorsal está moteado de amarillo, negro y pardo oliváceo, mezclado de rojo ferrujinoso, mientras una amplia zona negra marca la parte posterior. Las patillas, muy espesas, así como la parte inferior del cuerpo, son de un amarillo rojizo. La cola negra suele permanecer en posición arqueada hacia el lomo. Las diversas subespecies se distinguen por variaciones en la coloración. Estos monos forestales que viven cerca de las copas de los árboles, forman pequeños rebaños que sobrepasan a veces la veintena de individuos. Su alimento consiste sobre todo en hojas, frutos y semillas silvestres. El girasol (Musanga) y la palmera de aceite (Elaeis guineensis) forman también parte de su régimen. Se observan, temporalmente, asociaciones y tolerancia mutua con otras especies, como el ayoém, el cercopiteco bigotudo y el mangabey de collar, blanco, escoltados por calaos y loros, cuando un gusto común les reúne en un mismo lugar de alimentación. Su oído y vista son excelentes, pero el olfato está muy poco desarrollado y sólo la degustación les permite apreciar la calidad del alimento que comen.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *