Cetonia dorada

Es uno de los coleópteros más rutilantes

La cetonia clorada es uno de los más bellos coleópteros de Europa. Antaño era mucho más abundante que ahora y su constante regresión se debe al esparcimiento de pesticidas y al uso de estiércol químico, reemplazando en los bosques a los abonos naturales. En el estado adulto, la cetonia es florícola, es decir, frecuenta las flores. No liba polen ni néctar, pero roe todos los órganos reproductores: estambres y pistilo. También es aficionada a los pétalos y es muy probable encontrar una cetonia profundamente metida en el corazón de una rosa abierta. La subfamilia de los cetónidos, de la que la cetonia dorada es la representante más conocida, cuenta con varios centenares de especies, distribuidas en el mundo entero. Sin embargo, es en los países tropicales donde este grupo de coleópteros está más representado. La magnificencia de las cetonias es indescriptible, y en los colores vivos y los reflejos metálicos e irisados de sus élitros se encuentran todos los fulgores de las piedras preciosas. Su tamaño varía de 9 mm a más de 10 cm. Los gigantes de la familia son los enormes goliats africanos, que pueden pesar 50 g. Permanecen en las inflorescencias de las palmeras y, cuando vuelan, sus alas zumban pesadamente, como un motor. Las larvas de todas las cetonias viven en las materias vegetales en descomposición. Algunas especies se desarrollan en la madera podrida, otras en los montones de hojas secas en descomposición o en los montones de abono orgánico de los hortelanos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *