Chacma

Se le llama también papión porcino

El chacma, al que se atribuyen 4 especies, habita al sur del continente africano, donde vive en manadas, en las sabanas y las zonas rocosas salpicadas de colinas graníticas. Tiene la piel oscura, marrón o casi negra con reflejos ocres y oliváceos. La cabeza es negra, así como los pies, las manos y la punta de la cola. Las partes inferiores son más claras y casi desprovistas de pelaje. Los pelos, relativamente largos y desgreñados, forman, en el macho, una fina crin sobre la nuca y el cuello. La nariz, puntiaguda, sobrepasa al labio superior. Las callosidades glúteas grises son de menor tamaño que las de las demás especies de cinocéfalos. La cola, que al principio sube verticalmente, cae después hacia abajo. Viven en manadas de 80 a 150 individuos, agrupados en harenes formados por un macho, algunas hembras y sus crías. Estos papiones sólo salen de su refugio al amanecer; comen por la mañana y al caer la tarde. Durante las horas de mayor calor reposan a la sombra. Nada más ocultarse el sol, cada grupo regresa a su refugio (fisuras de rocas o copas de árboles) a pasar la noche. El régimen omnívoro dé los chacmas es, ante todo, vegetariano, pero pueden suplirlo, de manera que, durante sus salidas, pueden observarse cómo estos grupos se disgregan y avanzan lentamente, inspeccionando el terreno. Cada piedra que encuentran a su paso es volteada en busca de escorpiones, ciempiés, arañas, coleópteros, hormigas y otros insectos. La continua búsqueda de alimentos les obliga a efectuar migraciones masivas. Durante la estación seca, desentierran diversos tubérculos y rizomas, quedando a veces los cultivos arrasados.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *