Chinche

Una excelente arma defensiva: su olor

La chinche es un insecto impopular a causa del olor que despide y del sabor nauseabundo que comunica a todo lo que toca. Este olor constituye su medio defensivo contra sus agresores y tenemos que reconocer que resulta un arma defensiva muy eficaz en efecto, ningún animal come las chinches de las plantas, que pueden así vivir con toda tranquilidad en la naturaleza. Las chinches forman un grupo de insectos amplísimo, cuyas numerosas especies se dividen en varias familias. Sin posibilidad de dudas, la chinche de cama es la más repulsiva. Aplanada y de forma más o menos ovalada o redonda, la chinche de cama es un parásito típico del hombre. Vive en las casas y se establece en las grietas de las paredes o entre la ropa de cama. Su alimentación consiste en jugos de procedencia animal y, sobre todo, de sangre humana, que succiona con ayuda de su trompa. Las picaduras de chinche son dolorosas y se infectan con facilidad. Las más conocidas son las chinches de las plantas, también llamadas pentatomas o chinches «con escudo». Estas chinches, que se parecen algo a los coleópteros, se adornan a veces de colores muy bonitos, algunas especies tropicales muestran magníficos reflejos metálicos verde esmeralda o rojo fuerte. Están emparentadas, aunque lejanamente, con las cigarras y observan parecidas costumbres. Su boca consiste en un estilete muy largo y resistente, indispensable para su alimentación. Estas chinches viven de savia y pican los tallos de los vegetales, las frutas y las raíces, para extraerles el líquido.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *