Chitón

Su concha se parece al caparazón de la tortuga

Las casi 700 especies de chitones forman un grupo primitivo de moluscos, cuyo origen se remonta muy lejos en el tiempo geológico. Su anatomía es simple y generalmente llevan una serie de ocho placas articuladas que recuerdan a la segmentación de los gusanos anillados. La mayoría de los chitones son de pequeño tamaño. Son moluscos cosmopolitas, que se encuentran en todos los mares cálidos o templados. A pesar de que ciertas especies pueden vivir incluso a 4.000 m de profundidad, la mayoría de los chitones se encuentran fijados a las rocas de la zona de flujo y reflujo de las mareas. Están anclados sólidamente y es difícil despegarlos debido a su reborde, que asegura una adherencia perfecta del animaI, incluso en superficies irregulares. Tanto el pie, como el reborde periférico, posibilita la adherencia, que también está facilitada por secreciones pegajosas. Así se protegen de los predadores, de la acción de las olas y de la desecación durante la marea baja, cuando se encuentran al descubierto durante varias horas. Los chitones pueden reptar por movimientos ondulantes de contracción, partiendo de detrás, y no de delante, como los caracoles. Estos moluscos son principalmente nocturnos. Exploran los alrededores y vuelven a su lugar de anclaje antes del alba, como hacen las lapas. Si se les despega a la fuerza de su soporte, los chitones se enrollan parcialmente en forma de bola, como minúsculos tatúes. Se alimentan de algas microscópicas, que ramonean sobre las rocas. Tienen varios centenares de ojos minúsculos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *