Cobra de Gold

Les proteroglitos muestran, en generan, agresividad

El género Pseudohaje comprende dos especies en el oeste africano, P. goldi y P. nigra. Son cobras selváticas y arborícolas. Difieren del género Naja en sus ojos más grandes, la cola más larga y los colmillos venenosos relativamente menores. Las cobras pertenecen a la familia de los Elápidos. Son serpientes proteroglifas, lo que significa que los dientes venenosos no articulados se sitúan en la parte inferior del maxilar. La cobra de Gold es negra por encima y amarilla por el vientre, con los costados y el extremo de la cara ventral negros, los lados de la cabeza son blancuzcos y los labiales superiores están bordeados de negro. Esta cobra no es capaz de dilatar su cuello en forma de cofia, pues sus costillas anteriores son poco más largas que las otras. Todo lo más, puede hinchar muy ligeramente el cuello. Sin embargo, las crías pueden desplegar una cofia bastante respetable cuando se les molesta. Frecuenta los árboles cercanos al agua, durante la noche. Parece una buena nadadora y es probable que sea parcialmente acuática, si se juzga por su régimen alimenticio, compuesto en su mayoría —si no exclusivamente— de anfibios. Aunque es principalmente arborícola, en tierra se desplaza con la cabeza elevada sobre el suelo. Si se le molesta, es rápida y muy potente en su defensa. Se trata de una cobra muy peligrosa: su mordedura, si no se trata a tiempo, tiene muchas posibilidades de ocasionar la muerte a la persona atacada.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *