Cocodrilo acorazado

Inofensivo para unos, agresivo para otros

Emparentado con el cocodrilo del Nilo, este cocodrilo le sustituye en las regiones de Africa central y occidental. Es un habitante característico de los bosques guineanos, donde se le encuentra en casi todos los ríos. A causa de que vive en un medio natural poco accesible, es difícil observarle y por ello su distribución geográfica se conoce de modo imperfecto. No teme ni desdeña las aguas salobres y se desarrolla bien en las vastas lagunas costeras tan características de la costa guineana. Sus mandíbulas llevan de catorce a dieciocho dientes a cada lado y todo el lomo del animal está protegido por una coraza de placas óseas. La coloración varía mucho de un individuo a otro, pero generalmente los cocodrilos jóvenes son más claros que los adultos. Es muy poco frecuente contemplar a este cocodrilo fuera del agua, porque es un animal muy desconfiado que parece escoger cuidadosamente los lugares en tierra firme donde permanecerá al salir del agua. El régimen alimenticio del Crocodylus cataphractus se compone, ante todo, de peces, que caza a la manera del gavial indio, atrapándolos cuando pasan con una dentellada lateral muy rápida. Sus dientes cónicos están muy bien adaptados a esta forma de captura. Traga enteras a sus presas. En ciertas regiones del Zaire, los indígenas no temen a este cocodrilo y dicen que es inofensivo. Por el contrario, en la Baja Guinea, se teme mucho a esta especie y varios naturalistas están convencidos de su mal carácter y de su tendencia a la agresión. En el Camerún, al cocodrilo acorazado se le acusa de atacar deliberadamente a los seres humanos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *