Cola de horquilla

Una oruga disfrazada para el carnaval

La cola de horquilla es un lépidóptero nocturno que pertenece a la gran familia de los notodóntidos. No podemos decir que la mariposa tenga nada de extraordinario, de alas gris claro, finamente tachonadas de negro, vuela durante la noche desde finales de la primavera... Pero la oruga es otra cosa muy distinta. Se trata de la más curiosa de todas las orugas, pues todo en ella es extraordinario. Su bello color verde claro contrasta con la espalda marrón oscuro y el conjunto constituye un perfecto camuflaje, ya que esta oruga vive constantemente entre la vegetación. Cuando está asustada, utiliza una curiosa estratagema para disuadir a sus eventuales agresores. Se encabrita y mete la cabeza dentro del cuello que se infla, arqueándose y haciendo aparecer un reborde rosa vivo con dos puntos negros a cada lado de la cabeza. El conjunto parece una máscara horrible que se supone debe asustar al enemigo. En caso de que esta comedia íntimidatoria no fuese suficiente, la oruga levanta la parte posterior del cuerpo y apunta sus dos «colas» hacia adelante. De cada una de ellas sale un largo filamento rojo vivo que agita esparciendo un olor repugnante. Sería suficiente para descorazonar a cualquier ammalito, pero aún hay más. la oruga puede proyectar, a través de una glándula situada en su región torácica, un líquido fuertemente corrosivo. Como se puede comprobar, la naturaleza se las ingenia para asegurar la supervivencia de las especies animales.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *