Colibrí gigante

Algo menor que el colibrí del pico de espada

La denominación de la especie se refiere a que este colibrí sobrepasa en peso al resto de sus congéneres, aunque su longitud no es extraordinaria. El pico y la cola suponen más de la mitad de su dimensión total y de la de otras especies, provistas de rectrices ornamentales o de un pico desmesurado. El peso de su cuerpo explica que bata las alas con poca frecuencia: mientras que otros colibríes las agitan varias decenas de veces por segundo, éste sólo lo hace de 8 a 10 veces en el mismo lapso de tiempo. Comparado con otros miembros de la misma familia, sus colores resultan muy apagados, sobre todo si se tiene en cuenta que no vive en la penumbra de las selvas tropicales. Con frecuencia se le puede observar en los campos abandonados o en las laderas de las colinas. En chile se distinguen dos subespecies. La más meridional vive desde la costa hasta los 1800 m de altitud; la otra es claramente migradora. Pasa la buena estación entre 3000 y 3600 m y cuando se acerca el invierno, baja a los valles o a los oasis de las regiones desérticas. Se diferencia también por su tamaño algo mayor, el color de su cara interna, más ocre, y las rayas negras de la garganta, que son más evidentes. El colibrí gigante practica el vuelo sobre el mismo terreno para conseguir sus presas y en esto no se diferencia de los demás colibríes. Su nido es pequeño y está situado sobre una rama horizontal de un árbol (eucalipto, álamo, etc.) o de un arbusto. Se compone de musgos y liqúenes y el interior está forrado de lana o plumón vegetal.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *