Colobo herrumbroso

Los colobos herrumbrosos no tienen «crines»

Los colobos herrumbrosos arborícolas frecuentan las copas de los árboles de las selvas pluviales, de las galerías forestales y, a veces, de las selvas secas que se extienden desde Senegal a Uganda hasta Gabón y el norte de Zaire. Estos animales de espalda arqueada hacia adelante tienen unos miembros alargados y una larga cola no prensil. Poseen callosidades bien desarrolladas en los glúteos y sus manos se caracterizan, como consecuencia de su vida exclusivamente arborícola, por la atrofia del pulgar. La parte superior del cuerpo es negra grisácea desde la cabeza hasta la base de la cola y contrasta así con los flancos y las partes inferiores de los miembros de color rojo anaranjado. Numerosas variaciones de colores permiten diferenciar las 19 subespecies que componen este grupo. La cola, de pelos más o menos largos, se presenta en un principio en rojo anaranjado, para convertirse en totalmente negra en la punta. Los círculos oculares rosáceos característicos destacan fuertemente de la cara color teja. Las patillas son anaranjadas o rojizas, en tonos más o menos oscuros. Las crías poseen al nacer un pelaje idéntico al de los padres. Estos colobos viven, como todos los demás, en pequeños grupos de unos 15 individuos; por la noche se reúnen en grupos familiares de 4 a 5 individuos. No es extraño observarlos buscando alimento en unión de cercopitecos. Su régimen alimenticio está casi exclusivamente constituido de hojas; a veces, de frutos y, ocasionalmente, de saltamontes o insectos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *