Coral en bola

Resiste a los más terribles ciclones

En el amplio mundo de los corales, todavía rodeado de misterio, una de las formas más extraordinarias es sin duda el coral en bola. Evidentemente, existen muchas otras formas, como los corales en cuerdas o en cadenas, que se sumergen en las profundidades. El coral en bola es, sin embargo, la especie que atrae inmediatamente la atención de la persona que contempla un arrecife coralino dejado al descubierto por la bajamar. Desde lejos, se aprecian las curiosas protuberancias esféricas y, de primeras, se piensa que se trata de tortugas marinas que emergen de los corales. El estudio, aún poco detallado, del mundo coralino ha permitido demostrar que el coral bola es una de las especies más superficiales de un arrecife. En realidad, es el primero que se encuentra fuera del agua y el último que queda sumergido cuando sube la marea. El sistema de protección de los millones de pólipos, privados así de agua, es muy particular y eficaz en el coral bola. Es natural preguntarse por qué los celentéreos han producido esta curiosa forma esférica, a veces casi perfecta. No se ha llegado a encontrar una respuesta concreta, pero sí se ha comprobado, sin embargo, que la forma de este coral bola puede ofrecer a la especie una garantía de supervivencia y de prosperidad. El nicho ecológico en superficie, a veces incluso sobresaliente del resto del arrecife, hace a las colonias así expuestas vulnerables a las olas y a los ciclones. La forma en bola compacta permite al coral resistir perfectamente a los cataclismos más terribles, como son los ciclones.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *