Coreus

Una de las numerosas chinches de los vegetales

En el orden de los Hemípteros, la familia de los Coréidos o «chinches de las cucurbitáceas» comprende más de 2000 especies, en su mayor parte tropicales. Estas chinches se reconocen fácilmente por su abdomen de borde cortante, sobresaliendo por cada lado de las alas y curvado en la cara superior. Entre las especies exóticas es donde esta familia muestra las características morfológicas más extravagantes. Muchas poseen excrecencias aplastadas, a menudo de colores resplandecientes, que parecen hojas. Entre las 19 especies indígenas de esta familia, el coreus marginatus es la más conocida. Sin distinguirse especialmente por su forma, presenta sin embargo un colorido rojo vivo en lo alto del abdomen, visible solamente mientras vuela y que permanece tapado por las alas durante el descanso Está presente en toda Europa desde la primavera hasta el otoño, en diversas plantas, en los páramos y en los campos, y a menudo en la acedera; el coreus marginatus puede causar daños. Pero, sobre todo, entre las especies similares de Norteamérica es donde hay que buscar a los autores de importantísimos estragos en los cultivos. En efecto, las larvas se alimentan de guisantes, habichuelas, así como de calabaza. El coreus marginatus pasa el invierno en estado adulto, debajo de las piedras o escondido bajo alguna corteza, y hasta la primavera no se ocupa de perpetuar su raza. Entonces pone numerosos huevos debajo de una de sus plantas alimenticias. Las larvas se parecen al adulto, sin alas, aunque son más rechonchadas ya que sus anillos del abdomen no han alcanzado todavía su completo desarrollo.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *