Cotiara

Es uno de los crótalos más hermosos

El cotiara es, a la vez, una de las especies más hermosas y más peligrosas de crótalos. Potencialmente, hay que lamentar más víctimas humanas mordidas por cotiaras que por otra especie de serpiente venenosa sudamericana. Aunque una mordedura es rara vez mortal, subsisten alteraciones locales y una gravedad real. La acción del veneno del cotiara actúa, principalmente, sobre el tejido muscular; de la mordedura resultan necrosis y úlceras casi incurables. Conviene precisar que el cotiara es muy abundante, y que le gusta estar entre la vegetación próxima al agua, en la que busca frescor, lo cual hace que sean frecuentes los encuentros con personas. Extremadamente sensible a las vibraciones del suelo, el cotiara se pone inmediatamente a la defensiva en cuanto percibe el menor indicio de vibración o movimiento insólito. Presto al ataque, avanza su cabeza varios decímetros: peligro inminente para el pie descalzo de una aguadora o de un bañista. El color y dibujo de su cuerpo permiten reconocerlo fácilmente, siendo prácticamente imposible confundirlo con otra especie de crótalo. La notable belleza de esta serpiente la hace preferida de los aficionados a los reptiles, aunque no se recomienda al principiante que intente criar una serpiente tan peligrosa como ésta. Cuando descansa, el cotiara está tranquilo y apenas se mueve, a menos que tenga hambre. En tal caso, busca una presa, cuya presencia detecta gracias a sus órganos termo-sensibles, cuya abertura presenta la forma de unas cavidades posteriores a los orificios nasales.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *