Criptocéfalo

Cuando le atacan, se hace el muerto

El género Cryptocephalus comprende sesenta especies en el centro de Europa sobre las 1000 que hay en el resto del mundo Estos insectos son o negros con líneas o manchas, o azul verdoso metálico con dibujos más claros Viven en los árboles o en las plantas herbáceas. Así, el criptocéfalo sedoso se encuentra sobre los salsifíes y los cardillos durante la primavera. Otra especie, C pim, permanece, por el contrario, en las piceas, los abetos y los pinos débiles de Weymouth El adulto aparece en agosto y octubre y roe la cara inferior de las agujas, cavando una o dos ranuras largas Un ataque importante de este pequeño coleóptero puede acarrear un ennegrecimiento general del follaje Parece ser que pone los huevos en tierra La ninfosis se produce en las fisuras de la corteza de la parte inferior del tronco Los criptocéfalos presentan dos particularidades Cuando la hembra pone un huevo, lo envuelve con unas plaquitas de excrementos que acaban por formar un saco protector, llamado escatoconcha. La extremidad del abdomen del adulto está encorvada hacia abajo donde se sitúa una depresión llamada hoyuelo apical. En el momento de la puesta, el huevo es mantenido en este agujero por las tibias posteriores y recibe su «funda», mientras se le imprime un movimiento de rotación. La larva levanta en oblicuo este refugio natural cuando se desplaza. Por otro lado, los criptocéfalos «se hacen el muerto» cuando les molestan Se trata de una reacción llamada akinesia o tanatosia, debida a una contracción de los músculos bajo el dominio de una excitación particular, es decir, la autodefensa. El género Cryptocephalus comprende sesenta especies en el centro de Europa sobre las 1000 que hay en el resto del mundo Estos insectos son o negros con líneas o manchas, o azul verdoso metálico con dibujos más claros Viven en los árboles o en las plantas herbáceas. Así, el criptocéfalo sedoso se encuentra sobre los salsifíes y los cardillos durante la primavera. Otra especie, C pim, permanece, por el contrario, en las piceas, los abetos y los pinos débiles de Weymouth El adulto aparece en agosto y octubre y roe la cara inferior de las agujas, cavando una o dos ranuras largas Un ataque importante de este pequeño coleóptero puede acarrear un ennegrecimiento general del follaje Parece ser que pone los huevos en tierra La ninfosis se produce en las fisuras de la corteza de la parte inferior del tronco Los criptocéfalos presentan dos particularidades Cuando la hembra pone un huevo, lo envuelve con unas plaquitas de excrementos que acaban por formar un saco protector, llamado escatoconcha. La extremidad del abdomen del adulto está encorvada hacia abajo donde se sitúa una depresión llamada hoyuelo apical. En el momento de la puesta, el huevo es mantenido en este agujero por las tibias posteriores y recibe su «funda», mientras se le imprime un movimiento de rotación. La larva levanta en oblicuo este refugio natural cuando se desplaza. Por otro lado, los criptocéfalos «se hacen el muerto» cuando les molestan Se trata de una reacción llamada akinesia o tanatosia, debida a una contracción de los músculos bajo el dominio de una excitación particular, es decir, la autodefensa.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *