Crótalo atigrado

Una especie bien localizada

El crótalo atigrado tiene un nombre adecuado, en vista de los dibujos que presenta su piel. Atraviesan su cuerpo bandas oscuras, que recuerdan a las de un tigre. Estas marcas dorsales son irregulares, gris negruzco o marrones, compuestas de puntos negros, a menudo con un contorno difuminado. Las bandas transversales se distinguen generalmente mejor en esta especie que en los otros crótalos del oeste de América del norte. El color de fondo es variable, gris, gris azulado, rosa, lila o beige, haciéndose naranja pálido o crema en los flancos. Los anillos de la cola resultan habitualmente difíciles de distinguir porque, en esta parte, se oscurecen las zonas claras de la piel. La cabeza es pequeña. El cascabel de la cola es grande. El crótalo atigrado está muy localizado, en el sudoeste de los Estados Unidos y en el noroeste de Méjico. Está presente desde el centro y sur de Arizona hasta Sonora. Habita exclusivamente en los cañones rocosos y en los contrafuertes de las cordilleras desérticas. Frecuenta los biotopos áridos, con cactus y matorrales en las vertientes bajas, y robles en las altas, donde se le encuentra hasta 1450 m. Se muestra activo tanto de día como de noche, pero a menudo se le encuentra después de las lluvias cálidas. Los pequeños mamíferos y aves constituyen la parte esencial de su régimen alimenticio, pero no desdeña los lagartos cuando se le presenta la ocasión de atrapar alguno.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *