Culebra arborícola de Kìrtland

Es una culebra peligrosa

El género Thelotornis, representado en Africa tropical y austral, reúne a culebras arborícolas caracterizadas por un cuerpo extremadamente fino, estirado en forma de liana, un poco aplastado lateralmente, con la cabeza alargada y estrecha, los ojos de gran tamaño, saltones y por fin, su colorido neutro. La culebra arborícola africana presenta una piel muy variable. La parte de arriba del cuerpo puede ser gris o parda con manchas oscuras y claras y rayas transversales; el vientre es beige, crema o rosado, manchado de negro. Cuando está excitada, adopta una actitud intimidadora extremadamente curiosa: levantando la parte anterior del cuerpo, infla fuertemente el “cuello” y en ese momento los dibujos coloreados quedan muy marcados. La piel, que queda expuesta a la vista entre las escamas, acentúa las líneas de manchas y este cambio brutal del aspecto del reptil, que antes pasaba desapercibido entre la vegetación, asusta al observador, incluso estando acostumbrado a este comportamiento. El efecto de intimidación se encuentra reforzado por los movimientos de la lengua, rojo bermellón con la punta de un negro brillante, que la culebra mueve lentamente. En realidad, la culebra arborícola africana es peligrosa, ya que puede inyectar su veneno con sus dientes perforados por un canal, situados sobre el hueso maxilar, que puede girar hacia adelante. Las glándulas relacionadas con estos dientes tienen una secreción más abundante y tóxica que la de las demás culebras arborícolas. La herida causada es muy dolorosa. La culebra arborícola africana se alimenta sobre todo de aves y de lagartos, a los que captura durante el día, porque tiene costumbres muy diurnas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *