Culebra de la arena de rayas anchas

Sale a la superficie casi siempre por la noche

Esta culebra debe su nombre común a la presencia de bandas transversales negras (de 19 a 49) sobre el dorso. Las de la cola por lo general la rodean completamente. El color de fondo es variable, blancuzco, amarillo pálido o naranja. Es una serpiente perfectamente adaptada a la vida sabulícola. Su cuerpo es grueso y cilindrico, anguloso a ambos lados de la zona ventral y provisto de una cabeza cónica poco diferenciada del cuello. El hocico achatado con aristas agudas y la mandíbula inferior incrustada le permiten desplazarse ágilmente por la arena, como ciertos escíncidos. Lleva válvulas de cierre en los orificios nasales y los ojos son pequeños y dirigidos hacia arriba. La culebra de la arena de rayas anchas en los Estados Unidos sólo está presente en Arizona, aunque también se la puede encontrar al noroeste de Méjico. Es una especie desertícola que frecuenta los suelos arcillosos, pedregosos o arenosos. Si no es por la noche, es raro que suba a la superficie. Se la encuentra hasta a 900 m de altitud, si bien es más habitual en los desiertos abiertos, en aluviones arenoso-guijosos y en las mesetas rocosas. Cuando la culebra de la arena de rayas anchas excava el suelo se va hundiendo tras de sí formando unos surcos serpentiformes, por lo general en los lugares arenosos, entre los matorrales. Su régimen alimenticio se compone de invertebrados: ciempiés, arañas, cucarachas, probablemente ninfas de hormigas y otros insectos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *