Culebra de látigo

Es una de las serpientes más rápidas que existen

Esta serpiente debe su nombre común a la delgadez del cuerpo y de la cola, así como a sus escamas, que recuerdan un látigo trenzado. La coloración es muy variada: en algunos individuos es muy clara, mientras que otros son completamente negros o con la cola y la parte posterior del cuerpo rojizas. Esta especie incluye varias subespecies. Se suele desplazar con la cabeza bastante levantada sobre el suelo, especialmente cuando va a la búsqueda de sus presas, entre las que se incluyen micromamíferos, algunas aves y sus huevos, lagartos, serpientes e insectos. Captura a sus presas rápidamente manteniéndolas en los anillos del cuerpo y deglutiéndolas sin constricción previa. Es una de las especies más rápidas de América del Norte; se le ha cronometrado una velocidad de 5,8 km/h pero, en distancias cortas, probablemente pueda alcanzar de 8 a 10 km/h. Si se la molesta se refugia enseguida en madrigueras de roedores, entre las rocas o en un arbusto desde donde se defiende con ardor, silbando y además golpeando, llegando incluso a veces a cargar sobre el agresor. La serpiente látigo vive en la mitad sur de los Estados Unidos, hasta Méjico meridional. Su hábitat es muy variado: desiertos, praderas, desmontes, bosques y tierras cultivadas, evitando por lo general las zonas de vegetación densa. Se la encuentra desde el nivel del mar hasta los 1.800 m de altitud. Especie diurna, esta culebra látigo es muy resistente al calor y sale durante el día cuando más calor hace, incluso en los desiertos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *