Culebra viperina

A pesar de su parecido con la víbora, es inofensiva

La culebra viperina es una de las especies europeas menos conocidas. Cuando se la encuentra por casualidad, se la confunde generalmente con una víbora. Más corta y menos común que ésta última, la culebra viperina lleva una existencia discreta en los lugares pantanosos, al borde de los cursos de agua y de los lagos. Se la encuentra especialmente en las regiones meridionales. Pasa una gran parte del día en el agua, donde nada y se sumerge con facilidad. A veces, permanece bastante tiempo inmóvil en el fondo del agua, sin subir a la superficie a respirar, por lo que no resulta fácil darse cuenta de su presencia. Por las mañanas, gusta de calentarse exponiéndose a los rayos del sol entre las piedras del ribazo, o sobre un matorral. Es una serpiente bastante sociable, que se reúne en grupos en ciertas ocasiones, particularmente en primavera, en la época de la reproducción. Las culebras viperinas se congregan entonces en gran número en los lugares de desove, a donde vuelven cada año para sus paradas nupciales y para acoplarse, después de lo cual se dispersan y vuelven cada una a su propio territorio. La culebra viperina se alimenta de animales de sangre fría, en particular de ranas y pececillos. Acecha el paso de un pez para atacarle de forma fulminante y atraparlo entre los dientes curvados hacia atrás, de los que están guarnecidas sus mandíbulas. Puede comer tanto en la tierra como en el agua. Como la mayoría de las culebras de nuestras latitudes, está totalmente desprovista de colmillos venenosos, y es inofensiva.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *