Cuoca

Un género muy particular

En otro tiempo abundante en las regiones costeras de Australia occidental, el cueca ha desaparecido del continente casi por completo, víctima de los depredadores introducidos por el hombre. Subsiste el mayor número en la isla de Rottnest, cerca de Perth y, en las proximidades de Albany, en la isla Bald donde está protegido y fuera del alcance de los zorros. Este pequeño ualabí, único de su especie, posee un cuerpo pesado y su corta cola es incapaz de soportar su peso, por lo que no puede utilizarla como punto de apoyo. Su piel sedosa es de color pardo rojizo. Fundamentalmente nocturnos, los cuo-cas viven en las malezas espesas y en las hierbas de los pantanos, donde se abren caminos. Hacia el crepúsculo salen de sus madrigueras y van a pastar a los espacios abiertos, ricos en vegetación. Comen una gran variedad de vegetales. Pero uno de sus alimentos predilectos lo constituyen las hojas de acacias, árboles que escalan hasta una altura de 1,5 m, aunque su constitución no les predispone a ello; luego se desplazan sobre las ramas. Incluso aunque la hembra esté dotada de 4 mamas, no hay nunca más que un solo pequeño a la vez. Un día después del parto, la hembra está en disposición de procrear de nuevo, pero entonces este embrión se desarrolla durante pocos días. Permanece en estado latente en el útero tanto tiempo como esté ocupada la bolsa marsupial. Cuando ésta se libera, el desarrollo del embrión se acelera y viene al mundo después de 25 ó 26 días de gestación.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *