Danio leopardo

Un presidiario moteado.

Entre los ciprínidos —peces carentes de dientes bucales, pero provistos de dientes faríngeos, boca protráctil con barbillas cortas, una dorsal y sin aleta adiposa— el grupo de los danios es uno de los más complejos y variados. Incluye especies de tamaños muy distintos (de 2 cm a 2 m) y caracteres morfológicos muy variados. Dentro de los danios de pequeño tamaño o braquidanios, el pez pijama (también llamado presidiario o rerio) es el más común. Una especie muy semejante, que bien podría ser sólo una variedad zoogenética o un mutante natural del rerio, ha hecho su aparición en el mercado acuariófilo hace relativamente poco: se trata del danio leopardo o danio trucha, así llamado por el aspecto moteado de su librea. Las líneas oscuras y longitudinales del pez pijama se han sustituido en este caso por un punteado, también longitudinal. Cuando son adultos, las hembras se distinguen de los machos por tener la piel más clara y una forma sensiblemente más redondeada. Los danios rerio y frankei con frecuencia aparecen mezclados en el comercio de peces de acuario. Se reproducen fácilmente y son muy resistentes, por lo que figuran entre los favoritos de los acuariófilos no iniciados. Casi siempre ponen los huevos al amanecer, con exhibiciones sexuales en las que el macho y hembra se acosan furtivamente a la altura de los flancos. Debido a la facilidad con que se reproduce y a sus pocas exigencias, el rerio se ha reservado para la elaboración de pruebas de toxicidad en medio acuático.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *