Dátil de mar

Disuelve la caliza con ácido

El dátil de mar es un pariente cercano de los mejillones del género Mytilus. Es comestible y muy apreciado en el Mediterráneo, donde lo pescan con ayuda de un martillo y un escoplo. Sus costumbres son en efecto especiales: es un verdadero taladro, que perfora corales, conchas de moluscos e incluso las rocas calizas más duras. Los agujeros de perforación del dátil de mar tienen la misma forma asimétrica que el animal, lo cual no le permite efectuar ningún movimiento de rotación. Su técnica de perforación es muy diferente de la de los demás moluscos perforadores, porque no se realiza mediante un proceso mecánico, sino gracias a una substancia química que segrega el dátil de mar. La roca es atacada por una secreción ácida producida por glándulas especializadas. Esta secreción no ataca a la concha del molusco porque ésta se encuentra protegida por un revestimiento córneo de color marrón, muy resistente. En el curso de la operación, el bivalvo se mantiene en posición por los filamentos de su biso, que se van desprendiendo a medida que el animal se hunde. Este molusco presenta una gran importancia geológica, ya que, gracias a sus perforaciones, se tienen pruebas de los cambios recientes que ha experimentado la costa marina en el golfo de Nápoles. Las columnas del templo de Serapis están perforadas a diferentes niveles, mostrando así los movimientos del mar con respecto a la tierra. Se ha encontrado un dátil de mar en la caliza de las costas inglesas, pero probablemente se trata de un individuo importado, pues nunca se ha señalado la existencia de Lithodomus lithophaga en el océano Atlántico.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *