Diablo de Tasmania

Tiene fama de feroz

El diablo de Tasmania, al que también se llama diablo ursino, es, después del lobo marsupial, el mayor marsupial carnívoro. Su aspecto es peculiarísimo, porque no se parece a ningún otro animal. Antaño estaba ampliamente extendido por Australia, pero progresivamente fue disminuyendo, para desaparecer finalmente del continente australiano y no sobrevivir más que en Tasmania. Su hábitat preferido es el terreno boscoso y rocoso. Le gustan los lugares de difícil acceso, donde lleva una existencia discreta. Durante el día, el diablo de Tasmania busca abrigo en las cavernas y otros agujeros de la roca, en los troncos de árboles gigantes o en madrigueras poco profundas, que excava entre las raíces. Sale por la noche para cazar. No teme al agua; se precipita en ella en cuanto se siente perseguido y llega incluso a nadar sumergido para ir a esconderse entre los macizos de plantas acuáticas. Trepa mal, pero a veces escala troncos muy inclinados para intentar desalojar a algún pájaro dormido. Su carrera es rápida. El nombre de «diablo» proviene de su reputación de salvaje y feroz. Parece sin embargo que este carácter no está generalizado y se conocen varios casos de amaestramiento; criado desde su juventud y bien cuidado, este animal se vuelve dócil y afectuoso hacia su dueño, al que distingue perfectamente de las demás personas. En los jardines zoológicos, el diablo de Tasmania tiene fama de ser el campeón indiscutible de la evasión. Ninguna jaula parece estar lo suficientemente bien estudiada para mantener a raya a este animal.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

1 Commentario

  1. Un animal muy bonito, una pena que esté amenazado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *