Diodora

Evacúa sus desechos por un agujero en su concha

La familia de los Fisurélidos forma parte de la subclase de los Arqueogasterópodos. Son sus caracteres anatómicos y morfológicos los que hacen que se clasifique en la parte inferior de la escala evolutiva de los moluscos. Entre estos caracteres, podemos citar un sistema nervioso de ganglios mal individualizados y dos riñones bien separados. La repartición de la Diodora es muy amplia, tanto por las regiones templadas, como por las regiones polares. Estos moluscos viven en las costas rocosas. Se sujetan a los bloques de piedra, en aguas poco profundas. Su concha, aplastada en forma de sombrero, les permite resistir las fuertes mareas. Los fisurélidos obtienen su nombre de un pequeño agujero alargado que se encuentra en el centro de la concha. Este orificio puede ser también una pequeña grieta, en la parte anterior de la concha. En realidad, el emplazamiento de este orificio varía durante el crecimiento del animal. En el molusco joven, la concha presenta una fisura en la parte anterior. Esta fisura se tapa al crecer y no deja más que un pequeño orificio, que se desplaza hacia el centro de la concha en el transcurso del crecimiento. Este orificio es una abertura anal que permite al animal arrojar sus desechos lejos de la cabeza y de la cavidad branquial. Los fisurélidos vegetarianos, se alimentan de la cobertura de algas que tapiza las rocas donde ellas viven. Poseen una rádula en abanico, provista de numerosos dientes, que les permite tomar su alimento. Su potente pie, que tiene una admirable capacidad adherente, le sirve igualmente para repta por el sustrato.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *