Doncella tímida

Falta inexplicablemente en muchas regiones

Entre las numerosas especies de Ninfálidos, ésta es una de las más variables. Prácticamente, no existen dos doncellas perfectamente idénticas, tan amplia es la variedad en los tonos y dibujos. Aunque muy extendida en Europa, Asia central y Africa del Norte, se encuentra, sin embargo, muy localizada. En efecto, está ausente de algunas regiones como el norte de Francia, las islas Británicas y los Países Bajos. Se desconocen las razones de este fenómeno. De tamaño mediano (unos 4 cm de envergadura), esta mariposa presenta varias generaciones anuales. Hiberna en una fase larvaria. En mayo, la oruga, de color grisáceo, prosigue su desarrollo. Se alimenta principalmente de llantén, de artemisa, de escrofularia o de verónica. Luego se transforma en crisálida y, después de su última fase, se pueden ver revolotear a los adultos en los prados, los claros y en los eriales de maderas secas. Y esto hasta altitudes superiores a 2500 m. Las hembras son algo mayores que los machos, pero es difícil distinguir los dos sexos. Los huevos recién puestos son transparentes. Al cabo de una semana, aproximadamente* empiezan a oscurecerse: entonces está a punto de salir la oruga; roe un poco la envoltura del huevo que la mantiene prisionera y por fin se escapa. Desde ese momento empieza a buscar comida. Su selección es muy delicada, como ocurre con muchas otras especies de Melitaea, y de ello se deriva una gran dificultad para determinar las orugas. Por esta razón, las costumbres de la mayoría de las mariposas de este género se desconocen bastante todavía.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *