Dorífora

Es una terrible plaga de la patata

¿Quién podría creer que este bonito coleóptero, cuya forma recuerda a la de una mariquita, es el insecto más peligroso para la patata? La dorífora es originaria de América del Norte; fue descubierta en las Montañas Rocosas a principios del siglo XIX. Entonces vivía discretamente en una especie de solanácea, Solanum rostratum, y su población estaba perfectamente equilibrada. Hacia 1859, se vio que la dorífora empezaba a fijarse sobre la patata cultivada por los colonos y los pioneros del Oeste. Desde entonces se multiplicó rápidamente, ya que había encontrado nuevas condiciones extremadamente favorables a su proliferación. En esta época, la lucha química era todavía desconocida, lo que permitió a este nuevo devastador pasar rápidamente de un campo a otro, puesto que las doríforas adultas vuelan muy bien y se reproducen rapidisimamente. La dorífora conquistó toda América, a un ritmo de aproximadamente 140 km al año. Llegó al Canadá, hasta las regiones más nórdicas, donde se adaptó a los rigores invernales del clima. El océano Atlántico constituyó una barrera aparentemente infranqueable... hasta 1922. Fue entonces cuando se descubrió a la dorífora en Francia, en Gironde, desde donde no tardó en invadir Europa con el mismo éxito. Afortunadamente, se consiguió al final ganar la partida a este parásito, mediante la aplicación intensiva de tratamientos pesticidas. Actualmente, la dorífora prácticamente ha desaparecido de nuestro continente, y esto es una suerte. No subsiste más que como una curiosidad entomológica.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *