Dril

Un gran mono aún poco conocido

El dril es una extraña criatura. Las partes desnudas de su rostro están vivamente coloreadas de azul y rojo. Su afín, el mandril, es el mayor mono africano que no sea un antropomorfo, es decir, un gorila o un chimpancé. El dril está un poco aislado de los demás monos en la clasificación, pero tiene un pariente muy próximo, que es el dril, Mandrillus leu coceph alus, ilustrado en esta ficha. El dril es mucho menos popular que el mandril, debido quizás a su aspecto menos coloreado, pero sobre todo a causa de su gran escasez. El dril y el mandril son monos terrestres a los que no les gusta trepar y a los que buscaríamos en vano en el seno de las frondosidades. Mientras que el mandril prefiere estar en las vastas selvas lluviosas de las llanuras, el dril no teme las alturas y podemos encontrarlo en las selvas nebulosas del monte Camerún y otras montañas de Africa ecuatorial. Estos monos son vegetarianos, pero aderezan su menú ordinario insectos y pequeños animales vertebrados. Se desplazan por el suelo apoyándose únicamente sobre los dedos de sus extremidades, sin posar ni la palma de las manos ni la planta de los pies. Bastante sociables, viven en pequeños grupos formados por los padres y algunas crías de diferentes edades. La forma de vida y la biología del dril y del mandril se conocen muy mal aún y no se ha hecho en Africa ningún estudio sobre su ecología. Tanto el dril como el mandril se adaptan al cautiverio y viven muchos años en los parques zoológicos, en los que se reproducen muy a menudo.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *