Elaphe

Esta gran serpiente no es venenosa

Existe un número considerable de elaphes, que viven en América del Norte y en Asia. No son serpientes venenosas, y están emparentadas con todas las culebras europeas. Todas las especies pertenecen al género Elaphe. Las elaphes tienen, generalmente, el cuerpo grueso, con el vientre aplastado y la cabeza bastante angulosa. Se encuentran estas serpientes en toda clase de biotopos, desde las regiones boscosas hasta las garrigas. Muchas elaphes prefieren reptar por el suelo a trepar por los árboles y matorrales como lo hacen otras culebras. Poseen escamas carenadas y su cola, bastante larga, se termina en una afilada punta. Se trata de serpientes constrictoras, que atrapan a su víctima y la ahogan, enrollándola entre sus anillos, que luego aprietan hasta que la presa muere. Su régimen alimenticio es excepcionalmente variado para las serpientes. La parada nupcial de estas culebras es muy interesante, pero hay pocas oportunidades de poder observarla. La fase inicial es de persecución, en el curso de la cual el macho hostiga a la hembra que codicia. La pareja desplega entonces toda su velocidad, que es asombrosa. Cuando consigue atrapar a su elegida, el macho intenta rodearla con su cuerpo, pero como no lo consigue al primer intento, continúa la persecución, cada vez más furiosa. Cuando la pareja se enlaza, las dos serpientes se ponen a bailar, retorciendo y balanceando la parte anterior del cuerpo. Esta danza ritual no está exenta de gracia y puede durar más de una hora, después de lo cual las elaphes se acoplan.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *