Elysia viridis

Babosa del litoral marino

Esta pequeña y delicada babosa de mar se reconoce por su único par de tentáculos olfativos enrollados en forma de tubo, así como por las dos expansiones laterales de su piel y por sus magníficos colores. Pueden encontrarse especímenes de color verde con pequeñas manchas marrones, o bien rojas, azules o blancas, según los casos. Estos adornos permiten a la Elysia disimularse perfectamente entre algas verdes o pardas, sobre las que vive y de las que se alimenta, porque es vegetariana. Como todos los gasterópodos del orden de los sacoglosos, se alimenta rasgando trozos de algas con ayuda de su lengua, cubierta de numerosos dientes cómeos, y aspirando luego el líquido que escapa de las células reventadas por medio de la corta trompa que prolonga su boca. Habitualmente, este animal se arrastra sobre las algas como una babosa de tierra, doblando sobre el dorso los dos repliegues laterales de su pie. Pero si tiene que escapar o cambiar de algas, puede nadar haciendo agitarse dichos repliegues, como se ve en la foto. El régimen vegetariano de esta babosa de mar limita su hábitat a las zonas litorales, y frecuenta en particular las zonas de oscilación de las mareas. No posee ni el menor rastro de concha, y mide de 1 a 2 cm de longitud. Si se la busca, es muy difícil no confundirla con una cinta de algas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *