Endeis espinoso

Una extraña forma animal

Este animal, todo patas (son tres o cuatro veces más largas que el cuerpo), se encuentra muy frecuentemente en las costas europeas. El endeis espinoso es de color variable (verde, pardo, rosa) y habita sobre todo en las aguas poco profundas. No obstante, se han observado algunos especímenes a más de 300 m de profundidad. Este animal es mejor marchador que nadador; esto es debido a la conformación de sus articulaciones y a la disposición de los músculos que, prácticamente, sólo permiten movimientos verticales de las patas. Además, los Picnogónidos tienen una gran capacidad de autonomía: por lo general, las patas se quiebran entre el segundo y el tercer segmento, pero la parte amputada se regenera con mucha rapidez. Debido a la estrechez del cuerpo, sus órganos sexuales emiten unas prolongaciones que llegan hasta las patas, sobre las que se sitúan los poros genitales. En el momento de la reproducción, el macho se desliza por debajo de la hembra, dispuesta ya para la puesta, con el fin de recoger los huevos desde el momento en que salen y rociarlos de esperma. A continuación, y valiéndose de la secreción de las glándulas situadas en los fémures, construye con el conjunto de la puesta una esfera minúscula que mantiene adherida el abdomen hasta el momento de la eclosión. Cada macho puede fecundar a varias hembras, y no es raro ver el cuerpo de este animalillo completamente cubierto de bolitas granulosas. Las larvas eclosionan unas semanas después, permaneciendo todavía algunos días adheridas al amasijo de huevos. A continuación, se fijan a un hidrozoo cercano y se alimentan de los detritus acuríulados entre sus brazos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *