Enterrador

Es el sepulturero del reino animal

Existen varias especies de escarabajos enterradores, que son coleópteros bastante notables y generalmente adornados con bellos colores, en tonos negro y amarillo, o anaranjado. No se les ve con frecuencia, ya que, por una parte, son animales nocturnos y, por otro lado, sólo se encuentran en las proximidades inmediatas de un cadáver. Dotados de un olfato extraordinariamente fino, perciben el olor de un animal muerto desde una gran distancia y se apresuran a acercarse al osario, que es a la vez una fuente de alimento selecto y una cuna para su descendencia. Los enterradores son para los cadáveres lo que los escarabajos peloteros para los excrementos. Cuando el cadáver es el de un animal muy pequeño un ratón, un ratón campestre, una musaraña, o un pequeño gorrión el enterrador, que nunca llega solo a los lugares del festín, se apresura, junto con sus congéneres, a cavar el suelo debajo del cadáver. Con un celo incomparable, estos insectos sacan la tierra y, poco a poco, el cuerpo del animal se va hundiendo en el suelo. Cuando está completamente enterrado, los enterradores se alimentan y las hembras ponen sus huevos sobre la carroña, tras lo cual todo queda cuidadosamente cubierto de tierra. Las larvas hacen eclosión y completan su desarrollo en esta masa de carne descompuesta e inmunda, pero que constituye para ellas un manjar selecto. Los adultos, por su parte, parten en busca de un nuevo osario. Cuando el cadáver es demasiado grande para que pueda ser enterrado por ellos, los enterradores se conforman con deleitarse, después de lo cual se marchan sin haber puesto los huevos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *