Epomóforo

Es el «.murciélago de hombreras»

El epomóforo forma parte del grupo de los paniques, que constituyen la importante familia de los pteropódidos, o grandes murciélagos frugívoros. Existen ocho especies, todas ellas africanas y que realmente se parecen mucho. La cabeza del epomóforo de Gambia se parece a la de un perro: orejas rectas, ojos grandes, hocico alargado; se caracteriza sobre todo por la presencia de «bolsas» en los hombros, de las que pueden salir mechones de largos pelos claros, según los movimientos del animal y que le han valido el nombre que le dan algunos de «murciélago de hombreras». Más aún quizá que algunos otros megaquirópteros, el epomóforo de Gambia es un excelente volador que avanza rápidamente batiendo alas reposadamente. Durante el vuelo o cuando está comiendo, el epomóforo emite gritos variados y sonidos metálicos. Se supone que los miembros de un grupo mantienen el contacto acústico de esta forma. El epomóforo de Gambia es bastante sociable y se le encuentra en grupos de veinte a más de cincuenta animales. Exclusivamente frugívoro, el epomóforo efectúa desplazamientos estacionales siguiendo la maduración de los frutos. Se da auténticos atracones de higos, plátanos, mangos y otros frutos bien maduros. Sólo come la mitad del fruto, el resto cae a tierra o se pudre en el árbol. Se ha observado que este animal también se alimenta de néctar que liba de algunas flores. Aunque es activo de noche, este animal permanece también al acecho durante el día mientras dormita en su árbol dormitorio; miedoso y huraño, está siempre dispuesto a emprender la huida.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *