Erizo comestible

Muy grande pero no comestible...

Al contrario de lo que podría hacer creer su nombre común, así como su nombre latino esculentus,este erizo no se puede comer en ningún caso! Para ser exactos, hemos de precisar que lo que se comen son sus huevos. Es uno de los erizos regulares de la familia de los equínidos, pero una de las especies más grandes, si no es la mayor, de las costas europeas. Se encuentra desde Noruega hasta Portugal, en fondos rocosos o en lechos de guijarros, desde los 10 a los 15 m de profundidad hasta unos 1200 m. Ausente en el Mediterráneo, allí está reemplazado por una especie emparentada, Echinus acutus. El erizo comestible está cubierto de pinchos cortos y blancos, relativamente poco numerosos, que dejan ver un caparazón de color rosa o violeta, más alto que ancho. Los pescadores lo recogen con frecuencia en sus redes y es fácil conseguirlo cuando vuelven los barcos de faenar. Los caparazones de los erizos se conservan muy bien, una vez eliminados los pinchos, y se utilizan muchas veces como objeto decorativo: el del gran Echinus esculentus es particularmente apreciado y buscado por este motivo. Todos los erizos regulares y algunos irregulares presentan una boca formada por cinco mandíbulas piramidales de compleja arquitectura, dispositivo bautizado por Plinío con el nombre de «linterna de Aristóteles». La clasificación se basa en la forma de estas mandíbulas, que pueden ser más o menos macizas, agujereadas o más o menos carenadas, según los grupos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *