Erizo de lápices

No es un erizo como los demás

El extraño e infinito mundo de los erizos no acabará nunca de maravillamos, tanto por la extrema diversidad de sus representantes como por sus singulares adaptaciones al medio y a las condiciones ecológicas ambientes. Entre los erizos más extraordinarios, el erizo de lápices, Heterocentrotus mamillatus, es un representante de la extraña familia de los Equinométridos. Se encuentra a estos erizos en los mares tropicales, donde viven alrededor de los atolones y de las islas, así como en el agua clara de los lagos de fondo rocoso que quedan entre la costa y los arrecifes. Contrariamente a lo que es característico de los erizos, a saber, sus púas afiladas, el erizo de lápices tiene únicamente una especie de varillas anchas, con la punta embotada. Así, se puede coger impunemente a uno de estos erizos sin riesgo de dolorosos pinchazos. El erizo de lápices es uno de los mejores “taladradores de roca” del mundo espinoso. Socava sin dificultad rocas calcáreas muy duras y se hace en ellas un alojamiento circular lo bastante espacioso pomo para poder darse la vuelta. Una de las particularidades del agujero del erizo de lápices es que es más estrecho hacia la superficie y más ancho en la parte profunda. Así, cuando se quiere coger al animal, es indispensable proveerse de un martillo y de un buril, siendo inútil toda tentativa de extraer a un erizo de lápices de su agujero con la mano desnuda. Este animal pasa toda su vida en el seno de la roca y se alimenta de animálculos y de restos orgánicos que lleva la corriente marina al alcance de su orificio bucal. El nombre de erizo de lápices proviene de que se puede escribir sobre una pizarra con sus gruesas “púas”.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *