Erizo granuloso

No hay error, se trata de un animal

Este erizo de mar regular, uno de los mayores, alcanza ordinariamente un diámetro de 60 a 70 mm y se han encontrado ejemplares de 150 mm. A primera vista, no se distingue en su superficie más que un bosque de numerosas púas bastante cortas, de color violeta teñidas de blanco en el extremo. El animal reposa en el fondo del agua sobre la cara plana, en cuyo centro se encuentra la boca. El ano se abre en la parte opuesta, en el centro de la cara superior abombada. Cuando se despoja al animal de sus púas con un cepillado enérgico, aparece el dermatoesqueleto. De color violáceo en esta especie, está formado como en todos los erizos regulares, por diez filas dobles de placas calizas que van de la región de la boca a la del ano. Se encuentra aquí el plan de organización característico de los equinodermos: los órganos, en número de 5 ó múltiplos de 5, se disponen en círculo alrededor de un eje de simetría, en este caso, de simetría pentarradial. Sus placas forman una concha rígida. Algunas de esas filas dobles están formadas por placas que llevan gruesos tubérculos en los que se insertan las púas, y pequeños tubérculos donde se articulan los pedicelarios, pequeñas pinzas móviles de función defensiva. Estas placas están también taladradas por agujeros por donde salen los podia (o pies) que sirven para el desplazamiento del animal. Por esta razón se les llama placas ambulacrales. Así, todo alrededor del esqueleto alternan cinco dobles alineaciones de placas ambulacrales y cinco dobles líneas de placas interambulacrales que no presentan podia. Este erizo, bastante común, vive en el litoral en zonas de arenas limosas a partir de algunos metros de profundidad.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *