Erizo

Las crias nacen con púas blandas

Los erizos poseen púas duras y córneas, en lugar de los pelos de los otros mamíferos. Es ésta una de las inexplicables fantasías de la naturaleza. Entre las púas se encuentran algunos pelos comunes; bajo el vientre y sobre la cabeza el erizo es velludo como el resto de los mamíferos. Las púas del erizo constituyen una estupenda protección contra sus agresores, que no intentan atacarlo dos veces. El régimen alimenticio del erizo está compuesto de insectos de todo tipo: moluscos (caracoles y babosas), pequeños roedores y hasta serpientes. No teme atrapar a una víbora, la cual tendrá dificultad en defenderse y morder a su agresor. El erizo es inmune a su veneno. Es un animal crepuscular, que desarrolla su actividad a última hora de la tarde y primeras horas de la noche. Camina a pasitos, pero cuantío se siente en peligro, puede trepar o nadar. Su olfato y su oído son muy finos, no pudiendo decir lo mismo de su vista, que es regular. Cuando se ve en peligro se enrolla, formando una bola perfecta, poblada de aguijones. Al finalizar el otoño, el erizo se esconde en su madriguera y pasa los meses fríos en hibernación. Los pequeños nacen en primavera. Las púas tienen, al principio, la consistencia del caucho, endureciéndose a los veinte días. Existen varias especies de erizos; el de la ilustración es el erizo de vientre blanco, de Africa.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *