Escarabajo centauro

Tiene unos cuernos tan largos como inútiles

Los dynastes son unos notables coleópteros, la mayoría de cuyas especies que son extremadamente numerosas se singularizan por las excrecencias que adornan su cabeza y tórax. Los dynastes, que forman una subfamilia de los escarabeidos, están emparentados con las cetonias, así como con los abejorros. Algunas especies originarias de América tropical alcanzan dimensiones impresionantes y figuran entre los gigantes de los coleópteros. Si se distinguen por sus extraños ornamentos corporales, los dynastes, en cambio, no ofrecen ningún atractivo particular en cuestión de color. Todos, en efecto, son uniformemente pardos o negros y ninguna especie está engalanada con reflejos metalizados, tan frecuentes en los grupos con los que están emparentados. Son únicamente los machos los que presentan excrecencias córneas de aspecto terrible y amenazador. Las hembras están totalmente desprovistas de ellas o poseen tan sólo simples muñones, imperfectamente desarrollados. El escarabajo centauro, reproducido en la ilustración de esta ficha, es representativo de todo el grupo. Las protuberancias de los dynastes han sido objeto de numerosas investigaciones y los especialistas se han preocupado durante mucho tiempo por averiguar la posible función y utilidad de estos cuernos, puntiagudos o provistos en toda su longitud de dientes de sierra. No se ha encontrado ninguna respuesta válida, salvo que estos ornamentos deben considerarse como exuberancias morfológicas de un grupo animal que ha alcanzado su evolución biológica. Las larvas de los dynastes viven en madera podrida.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *