Escarabajo del olmo

Transforma las hojas en encajes

Este crisomélido de tan menuda apariencia vive exclusivamente en los olmos, sea cual sea su especie: olmo campestre, olmo americano o incluso olmo chino. El adulto se reconoce por su librea amarillo-verdosa o amarillo pálido con rayas negras; el tórax lleva tres manchas de este color y cada élitro se adorna de dos bandas oscuras, la externa mejor desarrollada que la interna, a veces poco visible. El cuerpo de la larva es amarillo, con la cabeza oscura y cubierto de tubérculos negros que llevan una seda. Los destrozos de las larvas no pueden pasar desapercibidos. Roen las hojas del olmo y sólo respetan los nervios y la epidermis superior del limbo. A causa de la extrema finura y transparencia de este último, será invisible, si bien la hoja toma el aspecto de un elegante encaje. Cuando toda la fronda queda así reducida a un estado esquelético, lo que puede ocurrir tres semanas después de la eclosión de las larvas en la primavera temprana, tan grande es su voracidad, el árbol se encuentra muy debilitado. A comienzos de este siglo, avenidas y parques de muchas ciudades del este de Estados Unidos y Europa París entre otras estaban plantados de olmos, pero los repetidos destrozos de este escarabajo han hecho necesario derribarlos y reemplazarlos. Cuando les llega a las larvas el momento de metamorfosoearse en ninfas, se entierran al pie de los olmos. Terminada la metamorfosis, los jóvenes adultos vuelan como moscas alrededor del árbol en busca de alimento, pero si ya no encuentran hojas sanas, buscan un refugio en espera de la primavera.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *