Escarabajo del verbasco

No deja entero más que el alfiler

En justa compensación, el peor enemigo de los entomólogos es precisamente un insecto: el escarabajo del verbasco. A veces las hembras consiguen introducirse en las vitrinas de los coleccionistas realizando en ellas la puesta; en poco tiempo, sus larvas devoran mariposas o coleópteros, quedando intactos únicamente los alfileres que servían para sujetarlos. Los adultos tienen un cuerpo muy rechoncho y algo ovalado que apenas sobrepasa los 4 mm; está cubierto de minúsculas escamas, tanto de color blanco como amarillo anaranjado o negruzco, que forman pequeñas manchas cuyo color y disposición permiten diferenciar unas especies de otras. No obstante, también dentro de las especies existen modificaciones y así, por ejemplo, A. Verbasci cuenta con seis variedades distintas. Las larvas, igual que en otros representantes de la familia de los Derméstidos, están abundantemente provistas de largas pilosidades rígidas agrupadas, en el extremo del abdomen, en dos «pincelés» convergentes. En estado adulto, estos escarabajos se encuentran en Jas ñores del gordolobo o verbasco y se alimentan de polen y néctar. Pero las larvas sólo consumen sustancias de origen animal. En estado libre, se las puede observar evolucionando dentro de las colmenas o en los nidos df algunos pájaros. En almacenes o habitaciones humanas ocasionan destrozos en cueros, pieles, objetos de hueso, plumas, alfombras y vestiduras de lana. Como ya se ha dicho, A. verbasci se desarrolla igualmente a expensas de insectos disecados. En esto le imita A. museorum, aunque éste provoca destrozos menos frecuentes. Los miembros del género Anthrenus también reciben el nombre de escarabajos de las alfombras.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *