Escarabajo pelotero

Confecciona bolas de estiércol

El escarabajo es un verdadero artista de la boñiga. Se alimenta únicamente con los excrementos de los mamíferos. Se conocen varios centenares de especies de escarabajos, llamados también boleros y escarabajos sagrados, de los cuales la mayoría tienen una coloración mate, negra o azul. En algunas regiones tropicales, gran número de escarabajos están adornados con vivos colores. Muchos escarabajos llevan curiosas excrecencias quitinosas, que afectan a la forma de los cuernos o de los caparazones. Se ignora para qué pueden servirles estos adornos, más molestos que útiles. El más célebre de estos coleópteros es el escarabajo sagrado, conocido ya en época de los antiguos egipcios, que lo habían divinizado. El aspecto más notable y más digno de interés de la vida de los escarabajos es su reproducción. En la época de celo, estos insectos se dedican a la búsqueda de boñigas de mamíferos; cuando han encontrado el objeto de su deseo, hacen albóndigas. El diámetro de las albóndigas varía según el tamaño del escarabajo. Las grandes especies las hacen de más de 4 cm de diámetro, mientras que los minúsculos escarabajos se contentan con bolitas de unos milímetros. Con un trabajo infinito, el escarabajo transporta su albóndiga o píldora rodándola por el suelo, empujando unas veces, tirando otras, y levantándola por encima de numerosos obstáculos, hasta un lugar conveniente para enterrarla. Entonces el escarabajo, ayudado por su pareja, cava en el suelo un pozo vertical en el fondo del cual en tierra cuidadosamente la albóndiga. La hembra deposita los huevos encima de esta albóndiga, o en su interior, después de lo cual, el pozo se cubre de tierra.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *