Escolopendra

Es famosa por el peligro de sus mordeduras

La escolopendra es un animal venenoso, aunque las especies muy pequeñas que viven en nuestras regiones resultan inofensivas. Existe, sin embargo, cierto número de especies tropicales que alcanzan una longitud superior a los 20 cm, las gigantes del grupo llegan incluso a más de cm. Las escolopendras son animales terrestres que viven en el suelo, o entre las hojas secas y otros restos vegetales. Se encuentran tanto en bosques como entre rocas y en lugares despejados, donde se esconden debajo de las piedras. A pesar de su tegumento duro, que forma una especie de coraza alrededor de su cuerpo, las escolopendras resisten muy mal la deshidratación y se mueren en seguida cuando les falta humedad. Por eso es curioso saber que las especies más grandes de escolopendras viven precisamente en lugares áridos y en minúsculas islas oceánicas. Se las encuentra en algunas islas del archipiélago de las Galápagos y, lo que es aún más extraño, en la isla Rodríguez, que se encuentra completamente perdida en medio del océano Indico. El enigma que constituye la presencia de estos miriápodos en esas islas volcánicas está todavía muy lejos de encontrar una respuesta satisfactoria. Las escolopendras son carnívoras y se alimentan de insectos y de pequeños gusanos. Las especies grandes atacan a los escorpiones, a los lagartos y devoran pequeños mamíferos y pájaros Sus terribles mandíbulas aceradas se comunican por un canal con unas glándulas venenosas. La mordedura de las escolopendras grandes es peligrosa y se conocen muchos casos de envenenamiento mortal en Brasil y en otras comarcas tropicales.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *