Escorpión

Su veneno está en su cola: «In cauda venenum»

El escorpión debe su fama a su picadura venenosa, que en ciertas especies puede ocasionar la muerte del hombre. Existen numerosas especies de escorpiones, que forman un grupo importante entre los artrópodos. Los escorpiones son propios de las regiones cálidas, y las especies que se aventuran hacia el norte o hacia el sur, en las zonas templadas, son relativamente poco numerosas. A los escorpiones les gustan los lugares áridos, secos y cálidos y algunos no temen vivir en pleno corazón del desierto. Por su forma, los escorpiones recuerdan a los cangrejos de río, a los que se parecen en las pinzas, que les sirven al mismo tiempo de herramientas y de armas. Las utilizan para agarrar y llevar los alimentos a la boca, pero también para combatir. No obstante la naturaleza les ha dotado de un arma ofensiva y defensiva infinitamente más temible. Es el dardo, o aguijón, que se encuentra emplazado en la extremidad posterior del cuerpo. Este dardo, curvado y muy afilado, lleva dentro un fino canal unido a una enorme glándula de veneno dispuesta en su base. Para picar, el escorpión arquea su largo y flexible abdomen por encima de su cabeza y lanza un violento golpe hacia adelante. Una sola picadura es suficiente para matar a un pequeño roedor en pocos minutos, porque el veneno de los escorpiones es por lo menos tan activo y tóxico como el de las serpientes. Los escorpiones son carnívoros y nocturnos. Cazan arañas y numerosos insectos. Sólo utilizan el veneno cuando la víctima ofrece resistencia o cuando es demasiado fuerte como para que el escorpión pueda triunfar sólo con sus pinzas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *